GAM

GAM

GAM un instrument de Canvi

Fa molts anys  quan vaig començar a Esquima i després dels primers contactes amb els usuaris afectats de problemàtiques associades a la salut mental, de seguida vaig pensar que sense la implicació de les famílies més enllà de la cura de la persona afectada, era difícil que es donés una evolució en paral·lel que facilités un canvi en positiu.  Un canvi de totes aquelles dinàmiques que es donen al nucli familiar: de relació, de comunicació, que permeten el  desenvolupament i creixement satisfactori  de la persona afectada i de tots els que l’envolten.

El sentit del GAM és el d’afavorir aquest canvi i la metodologia que s’intenta seguir és la d’orientar i acompanyar a les famílies per tal que adquireixin un nivell de consciència que els serveixi de palanca per canviar de mica en mica, el comportament de cadascun dels membres que componen el nucli familiar i/o detectar quins canvis es poden fer  per aconseguir una millora significativa que afecti a tots els components.

Sembla que sigui fàcil d’aconseguir, però és una tasca d’alta complexitat. A la majoria de situacions les persones no són conscients que es funciona per imitació d’aquells que més estimen i del poder i influència de la genealogia en la construcció de l’ésser humà. M’explico, si els que tenen més capacitat per comprendre, viuen el trastorn com una pena, vergonya o malestar, aquest sentiment sense ser conscients i recalco sense ser conscients, es traspassa a la persona afectada que interioritza aquesta vibració i que acaba tenint  la mateixa percepció. Aquest fet es tradueix en la no acceptació del que està passant.

Per altra banda la sobreprotecció que sembla que sigui una actitud que fa evident l’amor que sent el cuidador pel seu familiar, en moltes ocasions té un efecte contrari.  El sentiment que finalment s’instal·la  és el de “Sóc incapaç” o també en l’absència de responsabilitat.

Ningú dubta que aquest procés sigui molt difícil d’aconseguir, que les famílies estimin als seus fills, que sigui una situació molt dura de viure, que la desesperació s’apoderi de les famílies. Però és cert que  s’ha de buscar la forma de canviar la situació.

Tots sabem que la vida és un continuo aprenentatge per arribar a ser plenament conscients d’allò que no funciona i aconseguir modificar allò que no ens fa sentir plens. És per això que des de l’entitat Esquima, existeix un programa que facilita aquest aprenentatge de canvi.  

 

Celeste Flecha

Ed. Social/ Coach sistèmica

 

Mi experiencia


Algunos ya me conoceis, soy Laura Peña, formo parte de la entidad Esquima desde hace aproximadamente unos 7 años. Me siento dentro de esta pequeña familia con la que he compartido buenos momentos y algunos un poco especiales que después me han hecho sentir mejor.

Mi primer contacto con Esquima,  fue por teléfono con Celeste. Mi madre acudía todos los meses al GAM, grupo de autoajuda mútua. Una tarde, al acabar la reunión, me llama y dice; "alguien aquí quiere hablar contigo".

Era Celeste diciendo; "Laura, me gustaría conocerte. Qué te parece si vienes a la próxima reunión con tu madre?"

Lo cierto que yo nunca antes había asistido a una reunión así, de AYUDA.

Tenía en mi mente el concepto de; "bastante tengo yo como para ir a escuchar las penas de otros. Además no tengo ganas de contar mi vida a nadie".

Igualmente fui. En ese momento pensé que no perdía nada con ir a conocer a Celeste y ver dónde iba mi madre cada mes.

Pues... Sorpresa me llevé!! A partir de ahí todos y cada uno de los meses tenía una cita a la que no faltaba jamás.

Me sentí integrada, no juzgada, y por primera vez en mi vida aprendí a expresar como me sentía y como vivía en casa las situaciones, así como estas influían en mi vida y en mi relación con el mundo. Junto con Celeste y resto de familiares que podían sentir cada una de mis palabras como yo las de ellos, pude liberarme de muchos nudos que tenía en mi interior y no me permitían avanzar, ni comprender muchas situaciones que se daban con mi hermano, al que por otro lado quiero con locura.

No voy a entrar en detalle en todo lo que yo personalmente pude trabajar pero si puedo decir que gracias al GAM, aprendí a ver las cosas con otra perspectiva y a saber que puedo pedir ayuda siempre que lo necesite.

Gracias Esquima, a los familiares con los que compartí, a Celeste por su guía y su ayuda para crecer y a mi madre por estar siempre ahí. Ahh!! También a mi hermano, pues gracias a él, mucho he aprendido, y soy quién soy también gracias a él.

 

Laura peña

Hermana de afectado

 

Mi vivencia


Hace aproximadamente dos años que empecé a asistir a estas reuniones sin saber que me iban a aportar tantas satisfacciones. Sin pensar que iba a conocer a personas que como yo, estaban perdidas sin saber cómo ayudar a los suyos.

Escribo este mensaje a todas las familias para decirles que no estamos solos  y mis agradecimientos a Celeste por haber llegado a mi vida en el momento que más lo necesitaba.

Remei